Okappi es la marca tras la que trabaja Julián Mora, un artesano que se recicló tras quedarse sin trabajo en una multinacional energética y decidió liarse la manta a la cabeza y montar su propio negocio de economía sostenible. Se trata de un taller mobiliario de diseño elaborado de forma artesanal con materiales en desuso y desechados.

La apuesta de Okappi es 100% eco. Recoge artículos de los que empresas y familias quieren deshacerse, los recupera y trata con barnices y pinturas respetuosos con el medio ambiente y recicla todo aquello que no puede reutilizar para un mueble sostenible.

Madera usada como base

La base del trabajo de Okappi es la madera; muebles viejos, cajas, pallets o piezas inservibles que recupera y convierte en mesas, sillas, consolas, muebles de baño, accesorios de diseño… El sello de Okappi está visible en establecimientos de hostelería, tiendas o sedes de empresas, pero también en piezas auxiliares móviles para festivales como Songs for an Ewan Day o para eventos, como los diseñados para Asana.

En sólo 5 años en el mercado, los diseños de Okappi se han hecho un lugar en el mercado, no sólo como proveedor de empresas, sino también para la decoración del hogar. En esta entrevista, su creador, Julián Mora, nos cuenta su historia y su apuesta por una actividad sostenible.

-Antes de nada, ¿quién está detrás de Okappi?

-Detrás de Okappi, me encuentro yo, Julián Mora, aunque siempre hablo en plural porque, aunque la cara visible de la marca sea yo, hay muchas personas “detrás”. Un ejemplo: cuando necesito cargar un mueble pesado, siempre cuento con algunas manos solidarias que me ayudan, solo no podría hacerlo.

-Últimamente escuchamos mucho el término economía circular, un concepto que Okappi lleva mucho tiempo desarrollando, ¿no?

-Sí, desde Okappi llevamos afianzado ese concepto desde el inicio,  hace ya 5 años.

Economía sostenible, tendencia al alza

-Cuéntanos vuestra historia. ¿Cómo y por qué nació Okappi?

-Okappi nació en un momento en mi vida personal en la que me había quedado sin trabajo, como administrativo en una multinacional energética, y hablándolo con un amigo, decidimos arrancar esta locura. Él a los pocos meses tuvo que dejarlo, porque no podía dedicarle todo el tiempo necesario y me quedé yo solo con la marca, hasta hoy.

-Además de Asana, tenéis entre vuestros clientes a varias empresas. ¿Es fácil vivir de una actividad eco?

-Por fortuna, Okappi ya dispone de una carterina de clientes bastante buena y también se nota que la gente cotidiana cada vez busca más ser sostenible con el medio ambiente y por lo tanto productos o marcas que lo sean.

-¿De dónde obtenéis las materias primas de vuestros diseños?¿Es fácil mantener una vía de suministro regular?

-Las materias primas las obtenemos de multitud de lugares y sitios diferentes, como empresas que me llaman para ir a buscarles lo que para ellos son residuos, gente particular que tiene cualquier cachivache y me llama por si me sirve, rutas por pueblos en busca de joyas que pueda rescatar…

Un taller Eco en una antigua ganadería

-¿Qué es Okappiland?¿Trabajáis en la naturaleza?

-Okappiland es donde tengo el taller, que es la casa de mis abuelos (una antigua ganadería) en la que hay animales diversos; ovejas, gallinas, perros, gatos, etc. Llegué a tener hasta ponys y cabras pero cada vez voy teniendo menos animales porque llevan mucho tiempo y últimamente ando escaso de eso.

-¿Cómo reducís vuestro impacto medioambiental?

El impacto medioambiental lo reducimos en todo lo que podemos, tanto en las materias primas que utilizamos, como en los barnices y pintura,  buscando que sean respetuosos con el medio ambiente. Los residuos que generamos siempre los llevamos a puntos limpios para que sean reciclados o destruidos de una forma eficaz y eficientemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *