Los Alpes austriacos son un espacio natural cuidado y respetado en el que se respira aire puro, un entorno sano, esencial para los productos BIO de Asana.

Y allí, en libertad, pastan las vacas que producen la leche de nuestros productos. Dentro de esta gama, Asana ofrece no sólo leche BIO Sin Lactosa, sino hasta tres variedades: Leche Bio Sin Lactosa entera, desnatada y semidesnatada. ¿Sabes cuál es la tuya? Aquí te dejamos algunas pistas para que la identifiques.

Tres tipos de leche Bio sin lactosa

  • Leche BIO Sin Lactosa: Si padeces intolerancia a la lactosa, pero no quieres renunciar al mejor sabor y la calidad de la leche de vaca, ésta es tu sin lactosa Asana. Una leche procedente de cooperativas ganaderas de los Alpes, avaladas con certificado ecológico. La sin lactosa entera contiene 120 mg de calcio (un 15% del valor recomendado por los nutricionistas para cada día)  y 65 kcal por cada vasito de 100 ml.
  • Leche BIO Sin Lactosa Desnatada: Pensada para esas personas que sufren problemas digestivos derivados del déficit de lactasa y no quieren consumir nada de grasa. Prueba esta deliciosa leche sin renunciar a cuidarte. Un vaso de 100 ml contiene un 0% de grasa, pero la misma cantidad de calcio que la entera; 120 mg, un 15% de los valores recomendados nutricionalmente para cada día. Con cada vasito de 100 ml consumirás sólo 35 kcal, prácticamente lo mismo que una zanahoria de 100 gramos.
  • Leche BIO Sin Lactosa Semidesnatada: Si te gusta la leche de vaca sin lactosa, pero prefieres limitar el consumo de grasas y calorías, la BIO sin lactosa semidesnatada está hecha para ti. Cada vaso de 100 ml contiene sólo 47 kcal y 1 g de grasa. Sin embargo, con la  leche BIO Asana sin lactosa no renuncias a cuidarte. Cada ración de 100 ml contiene los mismos 120 mg de calcio que la leche entera, un 15% de los valores nutricionales recomendados para cada día.

Vacas excepcionales

Nuestros productos están elaborados con leche de vacas alpinas de la raza Fleckvieh, caracterizada por la gran calidad de la leche que produce. Pero además el Certificado Ecológico Europeo avala que nuestras vacas son cuidadas en cooperativas ganaderas que respetan la naturaleza. El ganado pastorea en libertad, y crece a su ritmo, respetando su ciclo natural, sin sustancias o antibióticos destinados a acelerar su crecimiento o producción.

Nuestras vacas se alimentan de los variados y abundantes prados que ofrecen las montañas de los Alpes. Un entorno de pureza, natural, sin tratamientos artificiales, que da como resultado una leche deliciosa. La gama de productos lácteos Asana, compuesta por leche entera, semidesnatada, sin lactosa, mantequilla y queso gouda, cumple las estrictas normas del Certificado Ecológico Europeo. Este sello garantiza que la producción respeta el medio ambiente y el bienestar animal y que no emplea productos químicos.

Sello ecológico en todos los productos

Asana llegó al mercado el año pasado como la única marca láctea del mercado español que ofrece toda una gama de productos con sello ecológico europeo. Esta certificación supone que los productores de nuestra materia prima respetan los ciclos naturales de vida de los animales, sin acelerar su crecimiento o producción.

Además de aplicar las normas de bienestar animal, en Asana no alteramos la materia prima. Por eso, descartamos utilizar aromas artificiales o colorantes. Respetamos el equilibrio de la naturaleza y ella nos devuelve sabores increíbles. ¿Te animas a probarlos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *